Caso Florencia Peralta: después de casi dos años preso, sobreseyeron al africano Gassimou Barry

Esta mañana el juez Sergio González sobreseyó a Gassimou Barry, quien permanecía privado de su libertad hace un año y medio por estar involucrado en el crimen de la policía Florencia Peralta, quien murió estrangulada el 13 de septiembre de 2016.

En agosto de 2017 se comprobó que el hombre, de origen africano, tuvo en su poder el teléfono celular de Peralta tras su asesinato; fue detenido en Buenos Aires, trasladado a San Rafael y permaneció alojado, primero en la cárcel local y luego en la casa del abogado humanista Guillermo Rubio, quien ofreció su lugar para que el acusado recibiera la prisión domiciliaria y saliera de la cárcel.

Hoy, en el edificio de Tribunales, González hizo lugar al pedido del fiscal Mauricio Romano, quien aseguró que no existen pruebas suficientes que vinculen a Barry con el asesinato.

El funcionario recordó que los exámenes de ADN y de huellas dactilares fueron negativos y que vecinos de Peralta, quienes en su momento atestiguaron, no lo ubicaron en la escena del crimen.

Además, vale recordar que el año pasado el ingeniero experto en telecomunicaciones, Ariel Garbarz, realizó una pericia sobre el teléfono que determinó que el imputado estuvo en el lugar que le indicó a la Justicia en su momento (cerca de la Catedral, donde siempre señaló que lo encontró tirado), y no cerca del domicilio donde murió la mujer.

En principio se lo imputó por Encubrimiento agravado y, alternativamente, por Homicidio criminis causaEn abril del año pasado el juez Pablo Peñasco rechazó el pedido de excarcelación solicitado por el abogado defensor Jorge Vitale, puesto que consideró que existía una alta posibilidad de fuga ya que el acusado carecía de una vivienda.

Esta mañana el juez aceptó el pedido del fiscal Romano y el guineano quedó desvinculado de la causa; de esta forma, el único imputado en la causa es Damián Ortega, ex pareja de la mujer, quien se encuentra bajo arresto domiciliario desde hace algunos meses y esperando que se determine la fecha del juicio en su contra.