Casi 2.000 bomberos combaten el incendio en portugal que ya causó 62 muertes