Cambio en las góndolas: habrá novedades imprevistas en la mayor apuesta kirchnerista para controlar los precios

Días después de esas palabras orientadoras de la vicepresidenta, en una negociación que las empresas consideraron como buena y cordial, el secretario de Comercio, Matías Tombolini, se apresta a presentar en las próximas horas -el programa termina mañana, pero es feriado y de esta manera el lunes sería el vencimiento legal, explicaron- el nuevo perfil que tendrá Precios Cuidados, que será más parecido al que -en su momento- diseñó Augusto Costa, mano derecha de Axel Kicillof.

La nueva canasta tendrá tres innovaciones: será más chica, incluirá “marcas reconocidas” y los precios de los productos que la integran se actualizarán casi en sintonía con la inflación para evitar el desabastecimiento. Se trata, esta última, de una cuestión sobre la que venían alertando tanto Roberto Feletti como Guillermo Hang, en su corta gestión.

Según pudo saber LA NACION sobre la canasta que está terminando de cerrarse con “negociaciones de último momento”, la misma tendrá 512 productos. La anterior negociada por Hang, pero publicada por Martín Pollera, tenía 949 bienes. Se trata de un 54% de productos de almacén; un 24%, de perfumería y limpieza; y un 12% de frescos. “Se sumarán además algunas cosas que antes no estaban”, dijeron cerca del secretario de Comercio a este medio.

“Estará integrado por marcas reconocidas; no primeras marcas”, explicaron. En ese sentido, se trata de un reconocimiento al primer Precios Cuidados de la gestión de Alberto Fernández negociado entonces por Paula Español (otra ex funcionaria de Kicillof), cuando volvieron referencias importantes de las góndolas, como la Coca-Cola o marcas como Paty. “Pudimos meter el azúcar, que era un tema delicado. Los productos de referencia, que no estaban o estaban en packs pequeños, van a tener novedades y habrá cinco marcas líderes de yerba”, prometieron los negociadores del programa.

Los aumentos mensuales

El plan oficial tendrá pautas de precios trimestrales con ajustes mensuales, como ya se había establecido previamente. Según contaron en algunas empresas alimenticias, el primero -el de noviembre- será más elevado y llegaría a un 6% mensual. Luego, el de diciembre, sería de 5%.

“Calculamos que es una canasta más cerca de los precios que están afuera de Precios Cuidados. Esto nos permite estar mejor en volúmenes”, dijeron en Comercio, donde aclararon que no se negociaron cupos con las compañías, pero sí que se acordó que las necesidades del mercado tienen que cubrirse. El fuerte desfasaje entre las pautas de incrementos de los últimos diseños del programa y las alzas registradas afuera había provocado desabastecimiento de los bienes incluidos en Precios Cuidados. De esto, ya habían alertado tanto los supermercados como los últimos ex secretarios de Comercio.

En esa dependencia además ya habían contado semanas atrás que Tombolini ya está redactando una resolución para “preaprobar” los lanzamientos de productos que tengan un “mellizo” en góndola. Esto tiene la intención de evitar “abusos” de precios y “engaños” de las empresas frente a los consumidores.

“Se pudo llegar a un punto intermedio entre lo que querían y lo que era posible”, dijeron en una multinacional con la que el Gobierno ya cerró la negociación. “Se van a estar sumando buenas marcas y muy buenos productos. Los aumentos de noviembre y diciembre van a estar por debajo de la inflación. Fue un buen acuerdo entre la industria y la Secretaría”, estimaron en otra empresa líder del mercado nacional en la que rescataron que la canasta sea casi la mitad que la anterior. “El tuit de Cristina fue difícil para la Secretaría”, dijeron en otra firma. “¿Eso cambió algo?”, repreguntó LA NACION. “A nosotros no, pero otras empresas tuvieron que bajar la pauta de aumentos”, contó el directivo.

Fuente: La Nación

Please follow and like us: