Bono de fin de año: la Cámara de Comercio se pronunció en contra

El gobierno y la Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT) acordaron un bono de fin de año de hasta $5000. Lo deben pagar todas las empresas, dentro y fuera de nivel, en dos cuotas.

Distintos sectores empresariales y aquellos que nuclean a la Pymes del país se han manifestado en alerta a partir del acuerdo alcanzado entre la administración nacional y un sector del sindicalismo.

El convenio da oxígeno al gobierno, que descarga en los empresarios del país el conflicto que mantiene con el sector gremial. Así acordó, sin la presencia de los empresarios, un acuerdo que implica para muchos la imposibilidad de cumplir.

En las últimas horas, la Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de San Rafael se pronunció en contra de la medida a través de un comunicado.

Desde la institución indicaron que “las empresas que son parte de esta Cámara comprenden la difícil situación y los desfasajes del poder adquisitivo de los asalariados en relación a la inflación; sin embargo este decreto, que obliga a todas las empresas del país a pagar un bono compensatorio, pierde de vista que el mencionado desfasaje también lo están atravesando las Pymes”.

En la misma línea, destacaron que la situación crítica la viven todos los ciudadanos, por lo cual “resulta injusto pensar que nuevamente es el sector privado el que debe asumir los costos de la crisis, ante la falta de estrategias del Estado para revertirla”.

Además la CCIA informó que las Pymes están en riesgo, al señalar: “apenas pueden cubrir sus costos; insumos a precios disparados; la enorme presión impositiva; la suba de combustibles; la suba de impuestos; la inflación; tasas de interés obscenas y, ante todo, esfuerzo para sostener los empleos de miles y miles de familias”.

“Asumir otro costo más, en un momento económico crítico y sin tener en cuenta la mencionada situación extrema que sufre el sector, llevará a las empresas a su desaparición o a la pérdida de puestos de trabajo”, añadieron.

En el final de la misiva, la Cámara reiteró que comprende la circunstancias de los empleados y que actualmente los sueldos no alcanzan para cubrir todos los gastos, pero “lo mismo sucede en las Pymes y aparentemente la única solución posible se basa en los aportes del privado; por ello, manifestamos nuestro profundo rechazo al decreto y solicitamos al Gobierno de la Provincia de Mendoza que interceda ante una medida muy poco acorde al difícil momento que las Pymes atraviesan, ya que simplemente no pueden más”.