Antes de atropellar a Fortunato, Silva recorrió cerca de 150 metros

Lo informó la fiscal Andrea Rossi, en una conferencia brindada esta mañana en el auditorio del Poder Judicial. Además dijo que, si un cuida coches no le indicaba que frenara, no lo hacía.

Ayer Julieta Silva fue imputada por homicidio doblemente calificado por el vínculo de pareja y su comisión por alevosía en concurso ideal.

La imputación se basó en el testimonio brindado por un cuida coches que se encontraba en el lugar al momento de lo sucedido, ya que dio “una versión objetiva de cómo sucedieron los hechos”. Se tienen que seguir tomando testimoniales y, para ello, se está relevando la zona.

Por otra parte detalló que Silva y Fortunato llegaron juntos al bar Mona; si bien no convivían, “hay una relación de pareja ya que llevaban tres meses juntos”, informó.

Mecánica de los hechos

Julieta Silva salió con su auto que estaba estacionado en el carril Este de calle El Chañaral mirando hacia el Norte, hizo marcha atrás e impactó con Fortunato, que intentaba detenerla; el joven cayó al piso, en el costado oeste de la calle, la mujer manejó unos 150 metros hacia el Norte por el carril Este, giró en “U” y volvió hacia Ruta 143 por el carril Oeste; cuando Fortunato intentaba reincorporarse (estaba tirado boca abajo con los brazos hacia atrás), el auto lo arrolló provocándole la muerte instantánea.

Al momento del accidente, había buena visibilidad. La velocidad del vehículo no se pudo determinar porque la calzada estaba mojada y, aparentemente, los frenos no se habrían activado.

En su testimonio Silva indicó que giró en “U” para buscar a Fortunato y que, al momento de embestirlo, no lo vio. Silva frenó porque el cuida coches le hizo señas. Tras percatarse de lo sucedido se bajó del rodado.

A la conductora se le hizo el examen toxicológico, pero el resultado tardará en darse a conocer y aún falta el examen de personalidad.

También se comunicó que se realizará una reconstrucción a la misma hora en la que acontecieron los hechos.

Discusión previa

“Se están recepcionando declaraciones para saber si hubo una discusión previa o no”; Silva dio su versión de la discusión pero no se hizo pública ya que la confirmarán con los teléfonos secuestrados.

Cámaras de seguridad

Hay una cámara interna de una empresa vinícola ubicada en El Chañaral, frente al bar, y se pidieron las del boliche.

Prisión domiciliaria

fortunato_5

La defensora oficial Florencia Garciarena pidió prisión domiciliaria, pero se le negó por lo que será trasladada a la penitenciaría. Mientras, los hijos de Silva (5 y 10 años) quedaron a cargo del padre.

Desde ayer la fiscal Rossi tiene diez días para solicitar la prisión preventiva y, según adelantó, lo hará. “Tengo elementos para solicitar prisión preventiva. Si bien la defensa puede pedir prisión domiciliaria, ya que es un derecho con el que cuenta, la decisión final la tomará el juez”, dijo.

La familia se constituirá querellante y Silva es pasible de condena perpetua.

Foto destacada: Roberto Salvadores (Los Andes).