Alejandro Vandenbroele vuelve a apuntar contra el ex vice: “Lo primero que hice para Amado Boudou fue cobrar una coima”

El arrepentido cuenta detalles del negocio que hicieron con la provincia de Formosa y también complica al gobernador Gildo Insfrán. “Repartimos 200.000 dólares entre Boudou y Núñez Carmona”, confiesa.

Alejandro Paul Vandenbroele aún no declaró como «imputado colaborador» en una de las causas que más puede complicar la situación procesal del hoy preso ex vicepresidente y ex ministro de Economía, Amado Boudou. Es el expediente que investiga por qué la sociedad The Old Fund, creada por Vandenbroele para comprar la ex imprenta de billetes privada Ciccone Calcográfica, asesoró a la provincia de Formosa. Vandenbroele admitió ante Clarín que el primer dinero fuerte que entró a las cuentas de esa sociedad, fue por una asesoría falsa con la provincia de Formosa, que renegoció su deuda pública con el ministerio de Economía de Boudou.

Vandenbroele, en diálogo con Clarín, repite lo que declaró ante el fiscal del caso, Jorge Di Lello, lo mismo que le repitió al juez Ariel Lijo, quien homologó su acuerdo para que entrara al «Programa de Protección de Testigos e Imputados». Tal como quedó asentado en el acta de ese momento, el magistrado le preguntó a Vandenbroele si declaraba como «imputado colaborador» por su propia decisión. Él respondió que sí. Los dichos sobre Formosa más la documentación y la información que le entregó al juzgado de Lijo, que fue chequeada incluso con el cotejo de llamadas entre Vandenbroele y funcionarios formoseños transforman a la declaración del creador de The Old Fund en dinamita judicial: «Sí, el primer trabajo que hice para Boudou, siempre siguiendo las órdenes de José María Núñez Carmona (socio y mejor amigo del ex vice, hoy preso junto a él) fue el tema de Formosa donde cobramos una coima», cuenta Vandenbroele.

El ex vicepresidente Amado Boudou cuando fue detenido en su departamento de Puerto Madero.

El ex vicepresidente Amado Boudou cuando fue detenido en su departamento de Puerto Madero.

¿Existió el asesoramiento de The Old Fund a la Formosa de Gildo Insfrán?

No.

¿Por qué entonces la sociedad cobró 6,8 millones de pesos de las arcas formoseñas?

Fueron una coima.

¿Usted dice que solo se firmó el contrato con el gobierno de esa provincia y The Old Fund para cobrar sobornos y nada más?

Exacto. Fueron coimas. Yo cobré 200 mil dólares de aquel momento. La plata fue repartida entre Boudou, Núñez Carmona y gente de la provincia.

Vandenbroele agrega más detalles al relato. Recuerda que él mismo fue a retirar el dinero a una sucursal de un banco y que siempre supo que Formosa no necesita de la compañía The Old Fund para renegociar sus pasivos con el Gobierno Nacional.

Según fuentes judiciales, ese trabajo nunca realizado ya tenía una carga probatoria importante, a lo que se sumó la revelación de Vandenbroele.

«Fue una coima y nada más», repite.

Los dichos de Vandenbroele, un abogado meticuloso y con buenas anotaciones en cuadernos -algunos de los cuáles olvidó en la casa de su ex esposa, la denunciante del caso Ciccone, Laura Muñoz- son coincidentes con lo probado por Lijo: Hay contrataciones en las que se inscribió mal la fecha adrede para que cierre la cronología de un contrato por asesorar a una de las provincias más pobres del país. Para simular, en realidad, un acuerdo espurio. Según Vandenbroele, esos 6,8 millones de pesos se repartieron entre el ministro de Economía, Núñez Carmona, el propio Vandebroele, y uno de los operadores del mandatario formoseño, llamado Martín Cortés. «Fue todo una simulación», insiste Vandenbroele.

Vandenbroele es, sobre todo, imputado colaborador en la causa conocida como Ciccone II, que investiga «La Ruta del Dinero» que se usó para financiar a la imprenta ya bajo control de Boudou. El arrepentido no duda ni medio segundo: «El que puso el dinero fue el banquero Jorge Brito, del Macro». Y ahonda: «Él pagó los sueldos y una capitalización. Yo armé las sociedad Dusbel, en Uruguay, para que la plata llegase desde el extranjero a la Argentina. Además de Brito, quien participó de estas operaciones fue el ex banquero Raúl Moneta».

La Justicia chequeó buena parte de esta información. El juez de instrucción Ariel Lijo procesó a Brito, pero gracias a un fallo de un tribunal de alzada, el banquero consiguió que se revoque ese fallo y obtuvo una falta de mérito en el caso.

El ex director de la sociedad The Old Fund repite que jamás cobró por «arrepentirse», que lo hizo por decisión personal, pensando en su familia, y explica su derrotero por dentro del «monstruo» de los negocios K: «Sí, visité la Casa de Moneda para firmar el contrato para imprimir papel moneda en la ex Ciccone. También fui a Loterías de la provincia de Buenos Aires porque Núñez Carmona estaba seguro que íbamos a imprimir también fichas de casino. Incluso chapas patentes…».

Y entonces rememora uno de los momentos de mayor nerviosismo para él: fue cuando a Boudou se le ocurrió imprimir en la ex Ciccone las boletas electorales que se usaron en las PASO y en las elecciones generales del 2011. «Fue por eso que estuve en la Casa Rosada», confirma Vandenbroele, y continúa, como si contara ya otra vida, y no la suya propia: «Las boletas no se podían imprimir en las máquinas de la empresa. Por suerte Nicolás Ciccone nos ayudó, porque conoce del mercado gráfico, y tercerizamos el servicio en Poligráfica del Plata».

Esas fueron las boletas que llevaron impresas las caras y los nombres de Cristina Fernández como postulante a la Presidencia y de Amado Boudou como candidato a vice. Ganaron ambos comicios.

Pero, según Vandenbroele, todo empeoraría para él.

El ex creador de The Old Fund jura que se planearon y proyectaron ganar más contratos con los que se ganarían millones, soñaban los dos amigos de Mar del Plata, Boudou y Núñez. Pasado el vértigo de los meses más álgidos del caso, incluso tras la prisión del ex vice, ahora Vandenbroele admite haber conocido de joven tanto a «Amado» como a «José María». Fue en la casa de sus tíos maternos, oriundos de Mar del Plata. Núñez incluso fue novio después de una prima suya, a la que el ex vice, cuando era ministro de Economía, nombró como jefa de la Anses en la regional Mar del Plata: «La idea era también imprimir dinero de otros países en la ex Ciccone. De Latinoamérica. Pero sobre todo de África».

Durante los años de apogeo gráfico de la familia fundadora de la Ciccone Calcográfica, los hermanos Nicolás y Héctor Cicccone, llegaron a confeccionar el papel moneda de Bahrein. Pero Núñez Carmona y Boudou le transmitieron a Vandenbroele que la nación africana a la que podían acceder para conseguir nada más ni nada menos que el contrato para fabricar su dinero era Angola, un país con muchos vínculos con el mundo K.

Vandenbroele ya no forma parte del «Programa de Protección de Testigos e Imputados». Pero jura que nada ni nadie lo callará para declarar en la Justicia todo lo que sabe, lo que le pesaba como mil kilos sobre sus hombros, pero de la que está seguro que fue un error, y quiere corregir.

 

Fuente: Clarín

Please follow and like us:
Tweet 20