,

Al Barsa le alcanzó con la horita de Messi

Messi anotó dos goles -uno de ellos para poner en un cuadro- en 62 minutos para que Barcelona venciera a Girona en el segundo amistoso de la era Koeman.

Nuevo Barsa, viejos vicios, mismo Messi. Así, en tres partes marcadas, podemos analizar lo que fue esta segunda presentación del Barcelona de Ronald Koeman. En esta ocasión, con un rival con un poco más de jerarquía comparado con el anterior: Girona, de la segunda división de España. Fue 3-1 para culés, con Leo marcando dos goles.

A grandes rasgos, en el aspecto ofensivo se vio -esencialmente en el primer tiempo– a un equipo que trató de asociarse con pases cortos. Interesante por momentos el rectángulo ofensivo (Trincao-Messi-Coutinho-Griezmann), abastecido por el doble pivot formado por Busquets y De Jong más atrás. La idea de Koeman estuvo presente de manera concreta en el 1-0, en una gran acción colectiva. No obstante, en algunos pasajes no hubo respaldo de los laterales para una mayor profundidad.

Messi y el saludo con Koeman.

Messi y el saludo con Koeman.

En lo que a Messi respecta, intercambió posiciones con Griezmann. A veces como hombre más adelantado, a veces colocándose más atrás para recibir y juntarse con los otros. Ya en sus apariciones más notorias, Leo mostró que siempre está igual. Apelando a toda su jerarquía, participó en el primer gol poniéndole una gran pelota a Trincao (éste asistió a Countinho), le sacaron luego un tiro libre que iba al ángulo e inmediatamente -sobre el final del primer tiempo- clavó un golazo de derecha. Ya en la segunda parte, estampó el tercero, con leve ayuda, ya que su remate dio en la espalda de un rival. 62 minutos (cambios masivos) para mostrar que sigue siendo el mejor del equipo. Por algo, Koeman lo felicitó -estrechándole la mano- cuando se retiró del campo de juego.

Después, en el apartado defensivo siguen algunas dudas-problemas para Barcelona. Sin gran posesión de pelota, Girona complicó en varias ocasiones con sus ataques, aprovechando algunos errores del dúo De Jong-Busquets a la hora de cubrir espacios o retroceder. Por si fuera poco, el holandés se equivocó feo en un pase que derivó en el 2-1 de la visita en el segundo tiempo. ¿Lo bueno? La presencia de Araujo como bombero para resolver situaciones de peligro. Un hombre que se puede ganar un lugar si da la talla en compromisos de mayor peso.

El próximo partido de Barcelona, nuevamente amistoso, será el sábado ante el Elche de Jorge Almirón en el Camp Nou.

Fuente: Olé

Please follow and like us:
Tweet 20