Ahorrar en ladrillos. Qué inversiones inmobiliarias se pueden hacer desde $1000

Comprar una propiedad es muy costoso, pero hay otras inversiones inmobiliarias que se pueden hacer si no se cuenta con tanto capital.

Comprar una propiedad en la Argentina es muy costoso ya que, ante la casi inexistencia del crédito hipotecario, la única forma de hacerlo es si se tienen todos los dólares para acceder al inmueble. Sin embargo, para quienes buscan ahorrar en ladrillos hay distintas alternativas de inversión que arrancan desde menos de $1000 hasta aproximadamente la mitad de lo que sale el bien.

1. Comprar acciones de empresas que invierten en Real Estate

De acuerdo con José Ignacio Bano, gerente de Research de Invertir Online, comprar acciones de empresas que invierten en Real Estate es una forma sencilla de invertir en el mercado inmobiliario y no se necesita contar con mucho dinero. Para hacerlo solo hay que tener una cuenta bancaria y contactar a los servicios bursátiles del banco o a una casa de bolsa para abrir una cuenta comitente.

«En nuestro caso, te podés registrar y abrir la cuenta online en un par de minutos y la cuenta no tiene costo de mantenimiento. La mayoría de nuestros clientes tiene cuentas en bancos privados y transfieren dinero a la cuenta de Invertir Online y con ese dinero cargan la orden de compra de una acción. Cada operación tiene un costo que es un porcentaje de la transacción de aproximadamente el 0,5%», explicó.

Hay muchas sociedades de bolsa que ofrecen ese servicio.

En cuanto al mínimo de inversión que se puede hacer, Bano dijo que parten de $1000 o menos. » Hablamos de $1000 para que sea más fácil de entender, pero para abrir una cuenta no hay mínimos. Podes tener $1 o $10 aunque después hay que ver cuánto cotizan las acciones», agregó.

Entre las compañías en las que sugieren invertir están Cresud, IRSA, IRSA Propiedades Comerciales, Consultatio y TGLT, grandes players del mercado local con inversiones también en el extranjero. «La acción más cara está $270 pesos, pero las otras cuatro están en menos de $100. Obviamente los resultados que obtengas van a estar en función de lo que invertís. Estamos hablando de inversiones a mediano o largo plazo. Todas las empresas argentinas perdieron un montón de valor por la devaluación lo que repercutió en el precio de la acción. La parte positiva es que comprás barato», continuó y cerró diciendo que este tipo de inversión es simple a nivel burocrático y de bajo costo ya que solo se paga por las comisiones de compra y cuando vendes y el importe se liquida inmediatamente.

2. Crowdfunding

El crowdfunding es como se denomina al proceso de financiación colectivo a través de diversas plataformas digitales. Aunque no son conocidos por el público general, existen proyectos en la Argentina que ya están sacando provecho de esta tecnología enmarcados en la figura de fideicomiso de administración.

Uno de ellos es Crowdium, fundado y dirigido por Damián Lopo, que tiene 53.000 inversores registrados, 13 carteras de inversión ya cerradas y más de $430 millones fondeados.

«Crowdium no es un fondo de inversión sino que te da acceso a las mejores propiedades desde un monto muy accesible ( el mínimo es de US$1000), pero vos elegís dónde invertir. No manejamos el dinero. Vos comprás una propiedad con un número concreto y un dato concreto y sos dueño de una cuotaparte de esa propiedad a través de un fideicomiso registrado en una fiduciaria pública regulada por la Comisión Nacional de Valores (CNV). El inversor gira el dinero de su cuenta bancaria a la cuenta de la fiduciaria y, cuando se reúne el capital requerido, la fiduciaria ejecuta la opción de compra al desarrollador y compra con todo el dinero los activos y te emite el certificado de participación de tu cuota parte», explicó.

Consultado por las rentabilidades dijo que dependen del proyecto que se elija y pueden variar entre el 9 y el 15%. El plazo en que se empiezan a recibir dividendos también tiene que ver con el desarrollo cuya participación se compre ya que, por ejemplo, los edificios de departamentos en Añelo, Vaca Muerta, tienen una renta mensual o trimestral, mientras que, en los desarrollos de pozo, la devolución del capital es a los dos, tres años cuando se venden las propiedades.

3. Comprar en pozo

Si se cuenta con más capital otra opción es compra un departamento que esté en construcción para lo cual hay que invertir inicialmente entre el 40 y el 50% del valor de la propiedad y luego abonar cuotas en pesos que se ajustan por el índice de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC).

«Con el cepo y el impuesto para comprar dólares para atesoramiento hay expectativas en el sector y movimiento, pero el nivel de concreciones es todavía muy incipiente. Como es una inversión grande la gente lo piensa 20 veces», afirmó Damián Tabakman, presidente de la Cámara Empresaria de Desarrolladores Urbanos (CEDU).

Sin embargo, en las obras nuevas podría haber un incentivo ya que según el empresario «cuando se hacen los números, el costo de construcción da menos que antes y eso se puede trasladar a los precios perfectamente». «Es lo usual y esperable aunque en los últimos 60 días no hubo lanzamientos. Los desarrolladores están esperando a marzo o abril», concluyó.

 

Fuente: LA NACION