Advierten sobre los peligros de algunos fármacos que combinan ibuprofeno

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por su sigla en inglés) emitió esta semana una alerta por las consecuencias del consumo de estos componentes, que laboratorios sintetizan en forma de pastilla o granulado para beber con agua y en algunos países de ese continente es de venta libre en las farmacias.

El Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia de la EMA recomendó que en el prospecto de estos medicamentos se incluya una advertencia por «daños graves, incluida la muerte, especialmente cuando se toma durante períodos prolongados en dosis superiores a las recomendadas».

«El comité revisó varios casos de toxicidad renal, gastrointestinal y metabólica que se han reportado asociados con casos de abuso y dependencia de codeína con combinaciones de ibuprofeno, algunos de los cuales han sido fatales», agregó.

El ibuprofeno es uno de los analgésicos, antipiréticos y antiinflamatorios más utilizados en el mundo.

Forma parte del grupo de medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) junto con la aspirina, el ketoprofeno y el naproxeno, entre otros, y actúa en el cuerpo al reducir las hormonas que causan dolor e hinchazón.

La codeína es un opioide, como la morfina o la oxicodona. Cuando ingresa en el cuerpo, una pequeña parte de la sustancia se transforma en morfina y trabaja sobre el sistema nervioso central y el cerebro para bloquear el dolor.

Se utiliza para tratar dolor moderado-agudo cuando el paracetamol, la aspirina o el ibuprofeno por sí solos no son suficientes y para reducir la tos cuando otros medicamentos no han funcionado.

También reduce la ansiedad y el estrés causados por el dolor.

«Se ha utilizado históricamente en el posoperatorio después de procedimientos quirúrgicos menores. Si te quitan las amígdalas o te sometes a una cirugía menor, es posible que te indiquen tomar codeína durante unos días», le explicó a BBC Mundo Peter Chai, médico de urgencias y toxicólogo médico de la facultad de medicina de la Universidad de Harvard.

Chai aclaró que en Estados Unidos la codeína se combina con paracetamol en lugar de ibuprofeno, pero que de todas formas este opioide está en desuso por sus desventajas, entre las que se encuentra que cada persona lo metaboliza «de formas y velocidades muy diferentes».

Otra de las grandes desventajas de la codeína es que genera adicción, por lo que no se recomienda su uso por más de tres días.

«Hay dos aspectos a tener en cuenta en una pastilla combinada de codeína e ibuprofeno. Definitivamente existe un potencial de abuso de la codeína porque es un opioide como la morfina, como la oxicodona, como la hidromorfona», dijo Chai.

«Pero si alguien está abusando o tiene dependencia de la codeína coformulada con ibuprofeno, ahí es donde se meten en problemas porque hay toxicidades conocidas asociadas con el ibuprofeno como síntomas gastrointestinales y daño renal», añadió.

La EMA dijo en su declaración que, cuando este medicamento se toma en dosis superiores a las recomendadas o durante un período prolongado, puede provocar acidosis tubular renal, es decir, un daño en los riñones que impide que eliminen adecuadamente los ácidos de la sangre a la orina.

El mal funcionamiento de los riñones puede desencadenar en niveles muy bajos de potasio en la sangre, lo que lleva a debilidad muscular y mareos.

En adultos mayores que ya tienen problemas renales o de presión arterial, el ibuprofeno puede desarrollar además lesiones en los riñones porque disminuye el flujo de sangre en esa área, indicó Chai.

«Ha habido un impulso para alejarse de estos productos combinados porque traen problemas a quienes los utilizan», dijo el experto, que es profesor en la Universidad de Harvard.

La EMA dijo que los pacientes deberían consultar al médico si desean tomar codeína con ibuprofeno durante un tiempo mayor al indicado o en dosis superiores a las recomendadas.

BBC, Mundo

Please follow and like us: