Acuerdo Mendoza-San Juan: Se fijó en 29% la pauta diversificadora

Los establecimientos vitivinícolas de Mendoza podrán cumplirla con diversos mecanismos.

El gobernador Alfredo Cornejo y su par sanjuanino, Sergio Uñac, firmaron el acuerdo de diversificación vitivinícola que tiene como objetivo eliminar los excedentes vínicos y equilibrar los precios en el mercado interno.

Para este año, ambas provincias definieron que el 29% de la cosecha deberá destinarse a mosto, exportaciones u otros destinos alternativos a la elaboración de vino.

Es que, a diferencia de años anteriores, con el nuevo acuerdo que se rubricó en 2018 se ampliaron los mecanismos de diversificación y, además de mosto, se pueden elaborar vinos de baja graduación alcohólica, vinagre o bien destinar la uva a pasas o en fresco.

“En Mendoza, particularmente, se cumple con elaboración de mosto y exportaciones de vinos”, comentó el jefe de Gabinete del Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía, Alfredo Aciar.

Según las estimaciones oficiales, en la presente campaña Mendoza cumplirá con 20% con elaboración de mosto, “donde el esfuerzo será compartido, ya que un 16% que harán las bodegas en forma particular y un 4% será aportado por el Gobierno, a través del Operativo de Compra de Uva para mosto”, explicó el funcionario.

El 9% restante se cumplirá con las exportaciones de vino que realizaron las bodegas durante 2018 y con un nuevo mecanismo mediante el cual la bodega autoinmoviliza vinos para exportar en esta temporada.

Cabe recordar que, en este último caso, el Gobierno estableció incentivo económico de $1 por litro de vino para quienes voluntariamente autobloqueen el producto. Si, posteriormente, ese vino es exportado, el dueño recibirá un beneficio extra de $2 por litro, a través de un certificado de crédito fiscal.

De esta manera, los establecimientos vitivinícolas de Mendoza podrán cumplir con la señal económica de la diversificación con distintos mecanismos: exportaciones de vino realizadas durante 2018, con la elaboración de mosto 2019, con la autoinmovilización de vino para ser exportado durante el presente año agrícola o bien con una combinación de estos mecanismos.

De esta manera, los productores y elaboradores tienen un mayor incentivo a diversificar exportando sus vinos (que es el camino estratégico que se ha trazado en Mendoza) y no quedan cautivos de una sola opción de diversificación (la elaboración de mostos), como era en el pasado.