Acuerdan un nuevo aumento del Salario Mínimo: cuánto subirá entre diciembre y marzo

Con la presión de fondo de la escalada inflacionaria del segundo semestre del año y frente a una dinámica de acortamiento de las discusiones paritarias en el sector privado formal, el Gobierno, representantes empresarios y sindicales acordaron este martes en el marco del Consejo del Salario un aumento adicional de 20% en el salario mínimo, vital y móvil que se abonará en cuatro tramos mensuales consecutivos para alcanzar en marzo los 69.500 pesos.

Con la nueva suba establecida en lo que fue la tercera reunión -bajo formato virtual- del Consejo del Salario en 2022, el piso salarial acumulará en forma interanual un incremento de 110,5%, en línea con el promedio de los aumentos definidos en la presente ronda de paritariasLa mejora impacta directamente en el monto de planes sociales que financia el Estado: en el caso del plan Potenciar Trabajo, el monto del beneficio que reciben 1,36 millones de personas -actualmente de $ 28.950- llegará en marzo del próximo año a $ 34.570 (la mitad del sueldo mínimo).

Según el entendimiento logrado este martes, que registró el respaldo de 31 miembros del Consejo y solo fue rechazado por la CTA Autónoma que conduce Hugo «Cachorro» Godoy, el actual sueldo mínimo de $ 57.900 se elevará un 7% desde diciembre, 6% en enero, un 4% en febrero y el 3% restante en marzo, en tanto que se estableció una nueva revisión en el mes de febrero.

Desde el Ministerio de Trabajo, que encabeza Kelly Olmos, explicaron que si se tiene en cuenta que en marzo pasado el piso salarial se ubicaba en $ 33.000, la suba total anualizada a marzo de 2023 cuando el mínimo trepe a $ 69.500 será de 110,5%. En tanto, entre marzo y diciembre la mejora acumulada será de 82,5% cuando la variación del IPC que releva el Indec alcanzó 76,6% entre enero y octubre último. De cualquier modo, aún con el nuevo incremento se requieren más de dos salarios mínimos para cubrir el costo de la canasta básica para una familia tipo, el indicador que determina el umbral de pobreza y que en octubre último se ubicó en $ 139.783.

Las deliberaciones del órgano tripartito que el Gobierno integra junto a referentes de las cámaras empresarias y las centrales sindicales fue seguido con atención por las organizaciones sociales opositoras que, agrupadas en Unidad Piquetera, se movilizaron hasta la sede del Ministerio de Trabajo para reclamar por el incremento del monto del Potenciar y por la marcha atrás del Ejecutivo en la decisión de prohibir nuevas altas de beneficiarios del programa.

El debate del nuevo aumento del salario mínimo tuvo lugar en un escenario complejo para el Gobierno por el fracaso para contener la escalada que experimentó la inflación en el segundo semestre del año, una situación que profundizó el deterioro del poder adquisitivo de los ingresos de trabajadores y sectores vulnerables. En ese marco, la mayoría de los gremios del sector privado forzaron la revisión de sus respectivas paritarias para estirar los aumentos salariales hasta un piso promedio del 100%.

Mientras, en el contexto de la creciente tensión puertas adentro del oficialismo, las corrientes alineadas con la vicepresidenta Cristina Kirchner redoblaron la presión para que se decrete el pago de un incremento salarial de suma fija generalizado para el conjunto de los trabajadores. Esa alternativa, descartada de plano por el presidente Alberto Fernández en medio de su reciente gira por el exterior, no evitó que Cristina avanzara con su desafío al disponer junto a la conducción massista de la Cámara de Diputados un aumento de $ 30.000 desde noviembre para todo el personal del Congreso.

Clarín

Please follow and like us: